Google + RSS Feed

Cómo reducir la tasa de rebote de una web

0

marzo 11, 2019 by Valentin Pereiro

porcentaje de rebote

La tasa de rebote es el porcentaje de sesiones en las que el usuario abandona una página web sin interactuar con ella. Se trata de una métrica de utilidad a la hora de medir la satisfacción de los usuarios, especialmente si la combinamos con el tiempo de permanencia. Ambas juntas son un indicador más fiable del nivel de engagement que un usuario ha tenido con un contenido.

Como hemos dicho, el rebote se produce cuando alguien visita una página y se va sin interactuar en ella. Esto podría servir para detectar a los usuarios que no encuentran interesante el contenido disponible o la web no cumple con sus expectativas y, por consiguiente, se van.

La unión de ambas métricas se debe a que es posible que los usuarios abandonen la página tras encontrar lo que buscaban y sin interaccionar con la misma. Por ejemplo, no sería lo mismo un usuario que abandona la página a los cinco segundos, que uno que lo hace a los diez minutos, ¿verdad? El primero posiblemente no encontró lo que buscaba o no le pareció interesante el contenido, mientras que el segundo lo más probable es que lo hiciese. Esto es algo bastante común en blogs, por ejemplo.

analítica web

Existen diversos factores que influyen en la tasa de rebote: el diseño de la página web, el contenido de la misma, la facilidad o dificultad de encontrar información específica… ¡Por eso hoy os contamos cinco maneras de disminuir el porcentaje de rebote en vuestra web!

¿Cómo reducir la tasa de rebote de tu web?

1. Atrae a los usuarios adecuados

Lo principal para evitar que los usuarios abandonen tu página es que esta sea de su interés. Por ello es tan importante atraer a las personas adecuadas, ¿de qué sirve tener mucho tráfico si se van a ir inmediatamente? Es necesario utilizar palabras clave relevantes para el contenido que se ofrece, crear meta descripciones útiles para los usuarios e identificar las fuentes de tráfico que envían visitas de poca calidad para nuestro sitio, si las hubiese. De esta manera será posible replantearse la estrategia a seguir y enfocarla mejor de cara a los objetivos marcados.

2. Optimiza la usabilidad y utiliza un buen diseño web

Hoy más que nunca la usabilidad es de vital importancia. La experiencia del usuario empieza cuando el contenido es legible. Utilizar una organización intuitiva, con las fuentes del tamaño oportuno y sin párrafos infinitos son algunos de los aspectos a tener en cuenta. Por otra parte, hay que elegir un diseño responsive que se adapte a diferentes plataformas y navegadores.

tasa rebote

3. Acelera la velocidad de carga

De media, las personas esperan dos segundos o menos a que una página web cargue. Una vez superados los tres segundos, simplemente abandonarán el sitio e irán en busca de otro. Así que… ¿cómo de importante es la velocidad de carga de tu web? La respuesta es sencilla: ¡mucho!

Cuanto más despacio carguen tus landing pages, mayor será la tasa de rebote. ¿Cómo reducir la velocidad de carga?: Teniendo un hosting de calidad, para que el rendimiento sea el adecuado; optimizando todas las imágenes antes de subirlas para que pesen lo menos posible; evitando instalar plugins que realmente no son necesarios… ¡Reducir la velocidad de carga implicará reducir el porcentaje de rebote!

4. Ofrece buenos contenidos

El contenido es algo vital para tu sitio, sin un buen contenido, las personas no encontrarán nada útil en él. Hay que esforzarse por elegir palabras clave de alto valor y porque el contenido cumpla con las expectativas de los usuarios que aterrizan en la web. Diseñar landing pages con títulos y subtítulos claros, imágenes de calidad, llamadas de acción… en definitiva, contenido adaptado al público objetivo, que enganche, y de esta manera contribuya a la reducción del porcentaje de rebote.

analytics

5. Utiliza Google Tag Manager

En Google Tag Manager puedes crear eventos para que, si un usuario pasa determinado número de segundos en tu página y luego se va sin realizar ninguna acción, no cuente como rebote. Esto es especialmente útil en blogs, como mencionamos al principio, ya que los usuarios pueden pasar mucho tiempo en una página concreta que les interesa y luego abandonarla sin realizar acciones.

 


0 comments »

Deja un comentario

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para recibir los nuevos artículos.

Sígueme en Twitter